CON TETAS NO HAY PARAÍSO

La televisión, internet, por supuesto la publicidad, muestran una imagen femenina cada vez más exuberante y sexy: niñas que parecen mujeres, mujeres que parecen niñas. ¿Cuál es el precio del paraíso? ¿quién nos lo impone? El poder no se mide por el tamaño de nuestras tetas, ni en lo precoz de nuestras relaciones sexuales. El precio del paraíso no radica en no ser nosotras mismas, ni vosotros mismos; esto no es cuestión de sexo. También vosotros pagáis un precio, lo pagáis desde siempre.

Los medios de comunicación son una empresa más: nos da lo que la mayoría de nosotr@s demandamos, así de simple. Simple como la vida misma: roles, estereotipos, ¿quién es auténtic@? Vivimos en una sociedad global donde los principios no sirven para tener autoridad ni prestigio. En esta organización social que entre tod@s estamos creando, el dominio y las relaciones de poder se basan en ser más fuerte; en conseguir éxito sin compromisos, de una forma rápida y vacía; en no ser nosotr@s mism@s.

¿Por qué no podemos disfrutar, sin más, de lo que nos ofrece la libertad de esta sociedad moderna? No hagamos del sexo una forma de poder, no basemos nuestras relaciones humanas en una mera relación de poder. Por que con tetas no consigues el paraíso. Ser más fuertes no es llevar una talla 100 de sujetador. Por que el erotismo y la seducción no es una noche. Por que un puesto de trabajo se consigue con un C.V académico. Por que él y ella son los mismos e igual de vulnerables. Que no nos de miedo mostrarnos tal y cómo somos desde el principio. POR QUE EL PARAÍSO ERES TÚ.

4 comentarios :

María José dijo...

Gracias a tod@s los que leéis estas palabras; tanto los que dejáis comentarios cómo los que no. Deciros que me motiváis cada día más y que agradezco vuestros elógios pero aún más vuestras críticas; con ellas podré ir creciendo en este universo llamada literatura. Gracias por pasear en "la rosa separada".

Anónimo dijo...

No podemos pagar el precio del Paraíso. No son 6000 euros en silicona y un gran cirujano.
En Paraíso no existe la duda, el miedo, ni la angustia.
Paraíso es excluyente, elimina todo lo inherente a este mundo que separa a las personas.
Paraíso no es el fin, fue el camino.

Sigue escribiendo, la tinta y la pluma también buscan Paraíso.

Bertocho dijo...

Qué profunda te pones cuando te pones profunda. Y eso viene siendo siempre.

Estoy de acuerdo, la sociedad tiene muchos conceptos estúpidos. Pero no olvidemos que NOSOTROS somos la sociedad y también según nuestros comportamientos vamos variando el comportamiento de la sociedad.
Sólo puede hacernos daño si dejamos que nos haga daño. Siendo fuerte y quien eres no tienes por qué "tragar" con lo dictado.
Que parece mentira pero sigue habiendo gente con sentido común en este mundo...

Anónimo dijo...

Que cierto es lo que dices, nena. Que esteriotipado está el mundo, y cuantas desventajas conlleva, en ocasiones, ser mujer por culpa de esta sociedad que no consigue alejarse del primitivismo. ¿Por qué sin tetas no hay paraiso? ¿Cúal es el precio que debe pagar una mujer por ser feliz? Si nos centramos en el problema de fondo, caeremos en la cuenta de que sí existen mujeres capaces de pagar un alto precio por alcanzar ese "paraíso", ese infierno disfrazado. Son chicas jóvenes, ingenuas, víctimas e irresponsables que encuentran el edén complaciendo el machismo de muchos hombres.
NO, NO Y NO!Ese infierno está hecho para hombres ridículos, todo el poder del amor está en el cambio!Evolucionar chicas!Amaos como sois!