Entre vientos y sombras


No me siento sola, no necesito estar rodeada de gente, no deseo alejarme, no quiero llorar, no sufro, todo acabó para volver a empezar, no lloro, tu me amaste entre sombras, no tengo miedo, el viento vuelve a soplar, no me escondo...


Apoyada sobre sus espaldas, contempla en el cielo un par de nubes que aún pugnan por no abandonar la luz; oscurecerse y desaparecer en las sombras. Y se deja llevar por la visión de esos cuadros que sucesivamente han ido dibujando el boceto de su vida; empujados por el viento que parece estar a punto de recordarle el mayor de las artes: VIVIR.


4 comentarios :

Anónimo dijo...

Nena! se me han puesto los pelos de punta, Eres una artista y menudas fotazas. Tengo ganas de verte guapa

PILI dijo...

HI!MENUDAS FRASES, ERES UNA MAKINA ESCRIBIENDO Y LAS FOTOS SON BUENISIMAS.BESOS.PILI

Saintwolf dijo...

Estreno mis comentarios en este blog...

Ña, no sé si te parecerá forzado, pero lo he releído más lentamente y me ha gustado.

La segunda foto también mucho.

Un besino de pájaro loco.

Anónimo dijo...

Es la mejor forma de aparecer, estar pero sin ser vista.

Recuerdo ese atardecer en el jardín de Calisto y Melibea, y nos recuerdo a nosotras. Si algo bueno tuvo esa ciudad fue sin duda ese momento, tan sólo de nosotras.

Gracias por mostrarte y mostrarme tal cual somos.

Siempre recordaré vivir, pero vivir contigo.

TE EXTRAÑO...