Tocar con los ojos y mirar con las manos


Entre personajes que bien podrían haber salido de cualquier novela de ficción, se encontraba él. Un hombre que nunca se cansaba de mirar, observar y contemplar; con el paso de los años había conseguido llegar a diferenciar el sentido de estas tres palabras.
Miró a un hombre que con su portátil escribía lo que parecía poesía; no llegó a captar bien lo que las letras decían, sin embargo, sí captó, con su expresión lo que sentía: quería poder expresarse sin reglas, quería dejarse llevar, mas, había algo que no le dejaba; esto no pudo llegar a saberlo tan solo con mirarlo.
Observó a una chica, sentada al fondo, junto a la ventana, llevaba un libro rojo en el que se afanaba por atiborrar de notas. Ella alzó sus ojos y lo miró; clavó su mirada en él y durante un segundo se quedó fijamente en sus ojos. El hombre solo pudo alzar su copa como gesto de agradecimiento. Y es que ella le había recordado un cuadro, más bien su mirada.
Y por último contempló a un chico, de unos 25 años, él, con mirada de niño y gestos de hombre maduro escribía un cuento. Contemplaba a la chica, sonreía y volvía a escribir. Pensó que era feliz como un niño pero que sabía lo que era la vida y más importante aún lo que era el arte de la calle.

Antes de partir, el hombre, que al sentarse sabía que su papel se había borrado, recordó lo importante de vivir: SENTIR. Salió a la calle, sintió el frío y se llevó las manos del hombre del portátil; la mirada de la chica; y la sonrisa del chico. Se dijo a sí mismo:

"A veces tocamos con los ojos y miramos con las manos"


foto: Alcalá

6 comentarios :

EVA dijo...

Esperaba esto y no me esparaba menos.
SIEMPRE TE LEERÉ

triste_vida dijo...

Como siempre en tu linea, precioso, magnifico...me ha encantado cariñO!

La diferencia entre mirar, observar y contemplar, lo importante es que mires, observes o contemples lo hagas siempre con los 5 sentidos y asi no dejes de vivir aquello que estas haciendo...

Cada noche miro el cielo, observo el movimiento de sus nubes y contemplo toda y cada una de sus estrellas que a su vez cada dia intento hacer que sean tambien mias...

Tus palabras ni las miro, ni la observo, ni las contemplo, tus palabras tampoco las leo, tus palabras las vivo, las siento, y es que siempre consigues que me introduzca en ellas y quede impregnada de tu magia.

Gracias por robarme una sonrisa al saber que me esperaban las mejores palabras, las de la rosa mas bella!

Besitos preciosa!

€_r_i_K dijo...

Rosa me ha gustado mucho, mientras lo leí, miraba, al tiempo me dí cuenta que mi mente observaba, y al final, contemplé la última frase, y volví a mirar arriba, y ví que era la primera....

Besos, encantado de leer observando...

velanegra dijo...

Me estoy enganchando a tu blog, ratita... Me encantan tus historias. No dejes de escribir. Besos

jorge dijo...

¡Que enriquecedor es saber ver lo que se mira!

El hombre del portatil esta atrapado. Quiere dejar fluir sus manos por el teclado, pero no puede escribir lo que quiere porque quiere romper todo lo establecido y al mismo tiempo no quiere alejarse de cierto reconocimiento. Lucha.

Ella escribe con pasion. Pero tiene tiempo de observar lo que pasa a su alrededor, tambien ve a los demas. Trasmite.

El joven se siente dueño del futuro, todo lo que venga sera mejor, la chica sera suya. Se basa en dos buenos apoyos: Sabe disfrutar de lo que hace (sonrie) y lo que hace es para todos. Comparte.

El hombre al que la edad ha enseñado a fijarse elige bien; expresarse sin reglas dejandose llevar, mirar compartiendo, viendo, enviando mensajes y ante cualquier acto de visa...sonreir.

Elige luchar, trasmitir y compartir.

Has tardado pero que belleza de texto

Yo me he sentido tocado por unos ojos.
Yo he mirado mas atentamente usando las manos.

ChelyJR dijo...

Siempre haces que los pequeños detalles de la vida sean más humanos aún. Tú empatía inunda todo el ser de uno ayundando a conocer un poco más este complejo mundo tan extraño pero a la vez tan sencillo.

¡Dormiria entre tus letras de por vida!