Como una colilla


La vida como una colilla, se va
Se consume inconscientemente
y nos deja un sabor a alquitrán

Los días pasan dando pasos de bebé; las semanas se esconden entre juegos en la red
Los meses recorren estaciones y las estaciones recorren años.
Los años son desperdiciados por aquellos
que viven cegados

¿Qué es vivir?¿Qué es morir?Nacemos condenados y no por ello debemos vivir atemorizados

Son seis letras desatadas
La vida es una contradicciónVeo la muerte gris y la siento rojaSiento la vida gris y la veo roja

Son seis letras desatadas en el vaivén de la vida

Si algo hay cierto es que tus ojos son

AZULES


Son seis letras desatadas como una colilla consumida
apagada por una lágrima

9 comentarios :

Eva dijo...

:)

Vantysch dijo...

La vida, lo oí en alguna parte, es una sucesión de círculos. Apenas hemos cerrado uno llega el siguiente ,y otro, y así sucesivamente hasta que el que los engloba, nuestro círculo, se cierra definitivamente.

Quizás sea conveniente vivir no tanto condicionados por la forma de nuestra vida sino, como tú bien dices, de su color.

Un beso desde el otro lado

PD: en ocasiones descifras quién se encuentra tras la firma de un escritor. Es un momento especial ver convertido en mortal a alguien que despide divinidad. Me siento una persona privilegiada por saber qué se esconde detrás de tu firma de Escritora...

€_r_i_K dijo...

Siempre hay que aceptarla,
el poder de aceptación, es el único que nos salva, es el que nos deja crecer las venas, en lugar de cortarnolas.....

Besos....

Rosario dijo...

La vida a veces es una contradicción. Por eso debemos vivir cada minuto, como si fuera el último, pues no sabemos cual es el fin
Precioso Blog.
Un besito Rosario

triste_vida dijo...

La vida como una colilla, al estar sola en mi habitacion y encenderme un cigarro no son pocas las veces que lo contemplo y lo comparo con mi camino...yo le doy la vida al encerlo sin embargo su vida se acorta con cada calada que le doy, nunca se si al fumarmelo le doy la vida que desea o le doy la muerte que espera, tan solo se que muchas veces en la vida me pasa lo mismo que a el, no se si al caminar me doy vida o me doy muerte, no se si deseo lo primero o prefiero lo segundo...lo que tengo claro es que el se va consumiendo, se transforma en ceniza igual que con cada paso yo me transformo con experiencia, ya se buena o mala, y al apagarlo lo aprieto con fuerza al cenicero para que no tenga una muerte dolorosa, tan solo se apague como lo hacen los corazones de las personas...

Que es la vida? Que es la muerte? Saberlo seria de privilegiados...

Miles de besitos!

Bolero dijo...

Por eso siempre digo, vivid vivid malditos, no tenemos dos oportunidades
Ni para decir lo q no supimos decir, ni para nada, por eso siempre desde hace casi ya dos años, digo lo q siento, pq no pierdo nada, puede q hasta algún dñia gane algo
muakkkkkkkkkk

jorge dijo...

Consumes una colilla pero...

...te queda el recuerdo del placer de las caladas.

...sabes que hay mas cigarrillos que fumar.

¿Que importa que se acabe el dia de hoy si le sigue otro?

Pesa mas la verdad de esos ojos azules que el momento que creo la lagrima.

¿La muerte? No hay que pensar en ella, llega cuando le da la gana.
Yo la ignoro, ya que no me pedira opinion.
Y la desafio, viviendo cada dia con la mayor intensidad de la que soy capaz.

Levantate Rosa, retoma el rojo de tus petalos y bebete la vida.

NGS dijo...

Sé el significado de cada palabra, de cada frase, por que ambas hemos sentido lo mismo, y es contradictorio.

La muerte nos ha visitado cerca, y no la hemos temido, tal vez en algún momento deseado y nos da miedo, por que no era la nuestra.

Sé que actuamos como creíamos mejor, pero quizás si hubiesemos sabido que el final estaba tan cerca hubiesemos actuado de otra manera.

Pero siempre estará con nosotras en nuestros corazones, y sobre todo el día 1.

La paciente nº 24 dijo...

La saciedad del dolor es como la saciedad del placer, eso dijo alguien, una vez.

La vida se busca inmensa en otros tiempos o en colillas como haces tú, fumando su recorrido, apurando el final sobre un cenicero, volviendo a ser ceniza. Si alguien sopla se fulminaría el mundo. Se quedaría vacío.

Lo único que queda, lo único cierto son los ojos y el color plano de su fuego.

Eres desgarradora ¿lo sabías?