Me llamaban loca


Sí, me llamaban loca. Loca por pararme en una esquina y contemplar la intersección de tres calles que convergen ante mis ojos. Loca por gritar en medio de la nada y asegurar que había quién me escuchaba. Loca por escribirme el cuerpo con letras de canciones, poesías o simplemente palabras.

Me llamaban loca cuando en invierno iba casi desnuda y sentía placer al erizarse mi piel. Loca por mirar un día entero a través de un vaso y convertir la realidad en una pintura de Picasso. Loca por perseguir una bolsa vacía cuyo destino estaba en manos del nieto del vecino.

Me llamaban loca por llorar ante el violinista de la Plaza Mayor. Loca por estar con los ojos cerrados durante horas en la cima de una montaña y gritar al mundo que la belleza no está en lo que se ve si no en lo que se retiene.

Ahora que nadie me llama loca ya no siento el frío en mi piel, ni la pluma que tatuaba arte en los recobecos de mi cuerpo. Ya la luz de la lámpara no resbala al compás de las cuerdas. Ahora mis cuerdas vocales ahogan gritos y mis ojos no se cierran buscando la belleza del arte.

Ahora que no me llaman loca tan sólo veo dos calles y busco desesperada la locura que transita en la tercera. Locura que me excita y me hace extremecer... Ahora que eso está escondido en el alfeizar de la casa de los cuentos, yo, me pregunto si es ahora cuando estoy realmente loca...



7 comentarios :

jorge dijo...

te dire que a quien llamaban loca yo la invitaria a cenar para intentar seducirla con mis historia inventadas contadas a nivel de susurro.

Es dificil encontrar alguien que provoque ese nivel en mi.

Me gusta lo que haces para conseguir tu titulo de loca, lo que sientes.

Y si, si no encuentras la tercera calle entraras en la locura de la mediocridad, de la gente-cemento, de lo politicamente correcto, del pensamiento unico...
...pero la encontraras. Echarla de menos, hacerte esas preguntas ya marcan la tendencia.

deja las obligaciones y abraza las devociones. Vuelve a sentarte sola en los cafés y pinta las palabras que consiguen que seas tu misma. Siente, eres tu mejor version.

Vantysch dijo...

Es hermoso regresar de la locura y apresar los momentos vividos en la infinita sensibilidad de los que ven ambos lados de lo real.

La realidad para ti siempre será un lienzo y los sonidos de lo cotidiano notas escaladas porque tú, siempre lo he dicho y vuelvo a hacerlo, tienes algo. Hay quien lo llama inspiración, arte o sustancia interior.

Tan sólo sé que cuando escribes tus palabras trazan suaves surcos debajo justo de mi piel...

Un beso desde el otro lado

Mia dijo...

La locura es embrujadora...
Yo no intentaría seducirte sino que me sentaría a tu lado con otro vaso de agua a atrapar a Picasso.
Besos de manicomio

¿Has leído o visto Alguien voló sobre el nido del cuco?

triste_vida dijo...

Me llamaron loca y trataron curar mi locura, nadie se daba cuenta que en realidad la unica enfermedad que tenia era la juventud. Y la verdadera locura el caos de la vida, las ganas de vivirla de forma diferente a la de los demas. A veces salirse del mapa trae duras consecuencias, me costo aprenderlo, de hecho hay veces que aun dudo saberlo.

Me llamaron loca y me encerraron con otros tantos a los que consideraban como yo. Tan solo consiguieron una cosa, que viera que todos estamos locos, y que tan solo reprimen a aquellos que destacan porque su comportamiento deja de ser politicamente correcto como ha nombrado Jorge.

Me llamaron loca y consiguieron que finalmente enloqueciera cuando deje de ver la calle, cuando dia y noche veia las mismas paredes de pladur y entre ellas siempre escondidas las mismas caras, rostros sin fuerzas para forzar una sonrisa o tan siquiera para derramar lagrimas y con ellas purificar sus almas.

Me llamaron loca por amar la muerte y odiar la vida, por no tolerar las injusticias, por no saber convivir entre gritos, por no comprender mis emociones, por reprimir mi llanto, por ahogar las palabras, quiza yo no convertia la realidad en una pintura de Picasso, pero si lloraba con la melodia de un violinsta en una Plaza Mayor o en un simple metro. No comtemplaba la interseccion de tres calles que convergian pero si trataba de hallar el angulo de los caminos que se cruzaban con el mio. Me perdia junto al mar tratando de escuchar el silencio y gritar desdel alma para evadir el dolor del corazon que a veces me ahogaba, en vez de gritar en la cima de una montaña, entoncez fue cuando me llamaron loca.

Ahora no me llaman loca pero en sus miradas puedo leer las mismas palabras que pronunciaron en aquel momento, por ello se que las cosas no han cambiado. Busca la calle que te falta, esa donde quiza de encuentra la locura que anhelas, vuelve a la cima de esa montaña y no olvides que la belleza sigue estando en lo que se retiene. No abandones la locura que un dia te amo, quiza sientas que esta se ha alejado, pero nunca se ira lo suficientemente lejos como para abandonarte. Pues con un poco de locura la vida siempre se vive mejor. Y recuerda que si un dia te llamaban loca ahora aunque no te lo llamen en su interior siguen diciendotelo, asi que si lo añoras mira en sus ojos y podras ver en ellos como te lo vuelven a decir.

Que nos llamen locos pero almenos que nos acerquemos a aquello que llaman felicidad.

Besos preciosa.

Carlos Rivero. dijo...

Profundizas demasiado en las entrañas de la vida,pero me gusta lo que escribes,es muy atractivo.
Yo me quedo en la superficie no vaya a ser que me ahogue.jejejej.
Un saludo y enhorabuena.

Nagi Nagisha dijo...

Yo te respondo con una frase (que raro... yo con una frase... jejeje):

La locura es la especia que da sabor a la vida.

Por tanto,seamos locos jeje. Bonita imagen, precioso texto, genial la canción. Bss wapa!

Verónica (peke) dijo...

Hay tantos cuerdos que rozan la locura y tantos locos que rozan la cordura, dime la diferencia entre la coherencia y la locura????

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con una taza de cafe, si gustas...