Tardes de domingo


Era la niña del cuento de las hadas, de los pájaros y del mendigo que se colaba en la ventana para cantar la canción del domingo. Era la niña que soñaba al mirar por la ventana mientras distraida escribía su vida. Era la niña que...

agitaba su pelo extremadamente largo
jugaba con los perros
iba a misa con el sacerdote que el día anterior había ido a confesar a la mujer de los labios rojos y los tacones de aguja

Era la niña, la niña inocente
la niña ingenua
pero
los días eran soleados

Y llegó el día en que la niña se cortó el pelo para sentirlo en la nuca mientras canta canciones a la naturaleza...el cosquilleo se va trasladando poco a poco al lugar donde se pierde la verticalidad. Y allí entra el canto de los pájaros de niña y el señor que toca junto a la ventana, y no van solos, va el chico de la cámara que se tumba en la hierba y dispara el flash que se retiene en la pupila de la que se niega a abandonar a esa loca colina de árboles en las tardes de domingo.


5 comentarios :

€_r_i_K dijo...

Muy bueno, que las tardes de Domingo, te traiga tantos momentos de vida....


Abrazos....

Verónica (peke) dijo...

Y eso es un domingo!!! me ha encantado tus recuerdos...

besotes de esta peke.

pd.te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

FATE dijo...

la diversidad de opiniones es lo que hace crecer la cultura, y lo que la hace ser enorme y colosal es el respeto de las mismas, bello texto

Nagi Nagisha dijo...

Las fotos, congelan el tiempo y traen recuerdos al verlas. Si la foto consiguió que esa niña nunca olvide aquel momento, será uno de esos instantes especiales que se guardan en la memoria y roban una sonrisa al pensar el ellos. Lo mejor de todo, nunca olvidará al ¡¡fotógrafo!!

Be happy.

Toñi dijo...

Así son las tardes de domingo... Hermoso cuento.

Un beso.