Imposibles y Bestias



Escucha, me dije.

Contra mi espalda alguién recitaba esta poesía. El Café estaba casi lleno o casi vacío, depende de para quién. A mí, personalmente me era indiferente, me gustaba estar sola rodeada de gente.

Cuando aquella voz calló y el resto de murmullos volvió a aquella estancia con olor a café y a tabaco, yo, me encontraba, casi sin darme cuenta, escribiendo en una servilleta.

"Mi bestia está muerta, murió en un bosque de rosas
mi cuerpo deambula de acera en acera, sin sentido...
Borré mis versos de sus bocas para callar el alma mía

Mira, mi bestia está muerta, pero la fiera aún clama

La batalla ha comenzado, taparé mi rostro, mis manos
y entre las espinas custodiaré mi sangre.
El óxido comienza a devorar al metal sin descanso

Mira, mi bestia está muerta, pero la fiera aún clama

Entre los pétalos rojos, despacio, te susurraré el desenlace
brutal, como los hombres.
Tú, vendrás a mí, erguido como un roble.

Atrás quedaron crímenes, tapados tan solo por las hojas
de Abril y hoy
Yo, tengo la pluma oxidada y vuelvo a la batalla.

Mira, mi bestia está muerta, pero la fiera aún clama".



4 comentarios :

jorge dijo...

En la vida siempre hay que moverse con las orejas abiertas.

Si se sabe oir se enriquece uno.

En los aeropuertos, en los hall de los hoteles, en los cafés...

¡Que te voy a decir yo de los cafés!

Bolero dijo...

Es lo malo de las bestias, claman, no se alejan, para q se alejen hay q enfrentarse a ellas cueste lo q cueste

Y no se oxidan, ni se evaporan

un beso rosa
muakkkk

Anónimo dijo...

Acabo de "caer" en tu blog...me gusta mucho lo que escribes...sigue así...algunas de tus palabras me traen recuerdos de un pasado no tan lejano...

DBAA

PD: Lástima que no hayas podido disfrutar más del "blanquito", era muy bueno.

Horacio dijo...

Hola! un gusto conocerte, tenes garra para escribir, eso me gusta, Badajoz?, el viejo amor futbolero de Marcelo Tinelli...ja, que bueno, tengo la impresion que vamos a ser buenos amigos!
besos