Caótica


Sí, caótica.
Caótica por llenarme las manos de pintura y entender que ese es mi arte...
Caótica por llorar sin motivo y reírle al mundo. Por soñar con elefantes que vuelan y hormigas que nadan, y es que no sé nadar y ya me he cansado de soñar que volaba...

Caótica cuando ando, porque salto y salto sin pretenderlo, y casi me caigo y casi beso el suelo, y me quedo en el casi...
Caótica cuando amo, porque comprendo que amar no es otro caos, pero no sé vivir si no es en la entropía...

Caótica donde los niños juegan porque sobre mi espalda pesan tan solo un cuarto de letras y aún sigo leyendo cuentos...
Caótica donde los ancianos lamentan sus "no" vidas, porque no quiero llorar lo no vivido ni vivir en el recuerdo de lo sucedido...

Caótica por perder constantemente el argumento de mi vida...

Caótica, sí, caótica, yo, tanto que quisiera agarrarme fuerte, aún no sé donde, pero apretar tanto que, creo, que no me importaría que me sangraran las manos...

Tan caótica como los puntos suspensivos, como el café derramado en el mantel, como las noches de invierno de viento y lluvia... Y, tan caótica, como el mismo silencio...

Y es que, hoy, sólo sé a qué saben los besos en invierno; son como abrazar a cuatro brazos, como cerrar los ojos cuando hay mucha luz y ver cómo llega la oscuridad sin llegar a desaparecer...

4 comentarios :

A D A G I O dijo...

Sin palabras... :O

Simplemente geniales esas palabras... en verdad, creo que de lo mejor que te he leído...

Te felicito... a pesar de todo ese caos has logrado ordenar en cierto modo todas y cada una de esas palabras... de tus emociones y sentimientos, tal vez...

Un abrazo

Flamingo dijo...

Hola querida amiga, gracias por tus palabras en mi espacio, a mí me gusta también perderme en el tuyo, fue uno de los primeros que descubrí en esta nueva etapa de mi blog.

Compartimos varias aficiones, fotografía cine, tú temática y tú elegante estilo me es muy afín, me gustó mucho tu entrada sobre berlanga, yo también abordé el tema en mi blog de cine.

Pero lo mejor de todo son tus textos, hermosos y llenos de dulce inspiración.

Ter deseo una noche de fin de año muy feliz, que el 2011 le abra la puerta a todos tus sueños.

Anónimo dijo...

Así es como me gusta la vida, Caótica.
Como un pensamiento de Nieztche, de fuerte transfondo que nadie logra comprender.
Eso te hace especial, por las locuras que rezumas la ternura que desprendes de los pliegues de tus labios y por la pintura que conviertes en arte ante mis propios ojos.
Consigo ver a traves de este texto otros textos anteriores. Puedo ver de donde vienen tus palabras.
Sigues siendo la loca a la que todos mencionan.

Eres muy grande.
Besos desde mi calle

Eva dijo...

Me encanta, como siempre.