Los amantes



Desgárrame las ansias, siempre indomables
Despójame de todas mis ropas y surca mis vidas prohíbidas
Entra en mis miserias y conviértelas en manjares

Te veo, te veo
Perdona que no te toque...

Te saboreo, te saboreo desquiciando tus manos
Deberías estar prohíbido. Así que haznos un favor
y bailemos el vals de nuestros cuerpos.

Te toco, te toco
Perdona que no te vea...

Sepárame los anhelos de mi hormigonera,
y húndete en el caos de mi universo

Perdona, perdona. Te siento

Quédate a vivir en mis recovecos,
romperé la cerradura del cuarto de los contadores de cuentos

Perdona, perdona...

...perdona que ahora te hable sin palabras
es que siento frío en el final de mis nalgas...


4 comentarios :

SHH dijo...

Me gustan los cambios!!

Visito tú blog cuando veo la alerta de actualizaciones. Es por mi ignorancia poética que me pierdo en las palabras y no las entiendo muy bien pero sin duda todos los post tienen un montón de curro.

Un besazoo,se feliz, xao.

Anónimo dijo...

Dos amantes dichosos hacen un solo pan,
una sola gota de luna en la hierba,
dejan andando dos sombras que se reúnen,
dejan un solo sol vacío en una cama.

De todas las verdades escogieron el día:
no se ataron con hilos sino con un aroma,
y no despedazaron la paz ni las palabras.
La dicha es una torre transparente.

El aire, el vino van con los dos amantes,
la noche les regala sus pétalos dichosos,
tienen derecho a todos los claveles.

Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte,
nacen y mueren muchas veces mientras viven,
tienen la eternidad de la naturaleza.

SEUDONIMO : EL COLORIN.

Anónimo dijo...

Mariajosé este blog se podría bien llamar asi jejej, el viaje por Neruda es todo muy apasionante pero mi misión y la tuya no es quitarle la magia pero en vez de la rosa separada podria llamarse como a continuación os expongo, recibid un cordial saludo del Colorin.

La canción desesperada


Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.

Ese fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh, sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron!

De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste.
De pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonado!

Anónimo dijo...

Poema Para un Amor Lejano

Muchas Veces Pensamos que es el amor?, y no sabemos respondernos…
La vida es como un laberinto que no sabemos cómo escapar de ella.
Algunas ocasiones nos basamos en acciones drásticas y no reflexionamos
en lo que estamos haciendo o vamos hacer.

Cuando Uno tiene a un amor lejano se sufre, se llora.
Muchas ocasiones te duermes llorando porque ese amor
que tu quieres y no lo tienes cerca y está muy lejos…

Algunas ocasiones se tiene que sacrificar ese amor y tienes que dejarlo ir…
Cuando llega ese día te mueres, quedas muerta en vida…
Pasan días, meses y algunas veces años
y no puedes olvidar a ese gran amor
que te hizo sentir cosas maravillosas..
te preguntas como puedo Olvidar??
y no tienes la respuesta.
Buscas fuentes que te ayuden a sacar todo ese dolor
del alma pero no encuentras nada que te ayude…
Muchas personas dicen que amor de lejos felices los cuatro,
o amor de lejos, amor de pendejos…Yo creo que eso depende en cada persona y pareja…
Si tienen mucha comunicación no hay por qué engañar…
Sacrificar un amor es darle la libertad, dejarlo ir.

Cada minuto esa persona que tal vez has dejado ir
o aún no lo dejas te lo agradecera
y sabes al ver feliz a la persona,
tú también lo estarás por que tu sabrás
muy bien que el esta feliz y esa felicidad
te la transmitirá…
Amor de lejos es muy difícil, pero tampoco imposible.

Todo en esta vida se puede lograr y para ello se requiere mucha fuerza y voluntad…

SEUDONIMO : EL COLORIN.
Leelo con la canción del Titanic espero que te guste rosa separada.