La feria del gusano


Era uno de esos niños que tenían pájaros en la cabeza. Se fue hace tres años. Tres años que sueña con muñecos, títeres y monstruos. Tres años con los ojos llenos de preguntas sin respuestas, como siempre. Se fue buscando esos pájaros y dejó de lado a su mejor amigo, Andrés.
Andrés es conocido por todos, es afable, simpático, con esa pizca de chulo que tanto gusta a los rebaños mortales.
Andrés, dice él que se ha ido.
Pero, ¿quién es Andrés?, se pregunta la niña tímida que lo observa desde la ventana. Esta niña también sueña con pájaros, se va de viaje a la cara oculta de la Luna y a veces sueña que gira en un agujero de gusano.
Ella no ha conocido a Andrés primero, esto es raro, y cuando lo ha conocido lo ha visto a él en sus ojos. Ahora ella lo observa a través de esa ventana mágica que ambos han creado, le da un poco de miedo y eso la llena de curiosidad.
Él duerme y ella lo ha cogido de la mano, lo ha llevado a la cara oculta de la Luna, y lo ha hecho girar por su agujero de gusano, en él han visto otros yo, el de él y el de ella; juntos.
Cada noche se dan la mano y van a la feria del gusano.

1 comentario :

Luis Durán-Campos dijo...

Sinceramente..., cada vez que lo leo, me pone el vello de punta.